SOLIDARIDAD, SAHARA, y nuestros JOVENES.

Marzo 2015 Campamentos Saharauis, (Zug-Auserd)

La palabra Solidaridad aparece hoy día en tantos y tantos sitios, que es una palabra cuyo significado real no penetra en nuestros cerebros con la fuerza necesaria para hacer mella.

Nuestros cerebros han aprendido a tejer un escudo  para que nuestro corazón no sufra.

Nuestra mente necesita ser capaz de dejar de lado tanta miseria para poder disfrutar de nuestro entorno mas cercano, y conseguir ser felices sin cargos de conciencia.

Aunque creo que el hombre es capaz de desarrollarse y ser feliz a pesar de estar en una situación difícil y que la lucha contra las adversidades es parte necesaria  para una madurez satisfactoria y plena.

He visitado y conocido un pueblo necesitado. El pueblo Saharaui afincado en otra que no es su tierra.  Y SI, realmente necesitan de la ayuda humanitaria para sobrevivir.

Mi visita, gracias a la asociación Darahli, ha sido junto a cincuenta jóvenes de 16 años que han vivido por primera vez la misma experiencia que yo .

Antes de ir, iba mentalizándome a lo que podría encontrar, estaba un poco asustado, asustado por mi corazón, me preguntaba cómo volvería de vuelta.  Y tenía un atisbo de  curiosidad por los jóvenes que me acompañaban. El hecho de no ser la primera vez que esta asociación iba con chavales, supongo que ha ayudado a los padres de éstos a empujarlos para que vivan de primera mano esa experiencia, pero yo me preguntaba de qué manera podía afectarles, ¿Tendrán ESCUDO esos corazones de 16 años?

Hemos vuelto hace ya un tiempo, tiempo creo que suficiente para aterrizar psicológicamente y amoldarnos a nuestro día a día.

Los veo cada día en sus quehaceres, con sus amigos y móviles, practicando sus deportes, o divirtiéndose en la calle, los saludo, pero no veo lo que su corazón esconde, igual que ellos no ven el mío.

Ya no veo a los saharauis, aunque mantengo relación con algunos de ellos (gracias whatsapp ¡!),

Veo noticias en la tele, periódicos e internet, sobre ellos y sobre miles de problemas similares a lo largo del planeta que mi mente asocia a una sola palabra, SOLIDARIDAD, y sin querer, se levanta el escudo,

Y algo parece que SI  ha cambiado en mi corazón,   pero lo curioso es que el cambio no ha sido por “culpa” de los saharauis, sino por estos jóvenes zumaiarras.

Jovenes que se han enfrentado a sus sentimientos, los han analizado e incluso los han compartido en público, entre ellos, en voz alta, sin miedo a llorar o abrazar a sus compañeros, mientras yo me escondía tras la cámara para que no se vieran mis lágrimas.

Jovenes que tras compartir vida durante 10 días con los saharauis, pienso que han traido su corazón marcado, o si han ido con escudo, seguro que habrán vuelto con alguna marca de lanza.

Y yo he recuperado la fe.

He recuperado la fe en una juventud a la que hasta ahora veía con otros ojos, una juventud que me daba miedo por todos los problemas que les acecha cada día, jóvenes que yo veía como muy aferrados a “nuestras faldas” algunos  o “pelín desmadrados” otros…

Y como no quiero alargarme, termino DANDOLES LAS GRACIAS!

ESKERRIK ASKO GAZTEAK ¡

Gracias Chavales ¡! por demostrarme que SI podeís cambiar el mundo, y que SI seréis capaces de crear una buena convivencia,

Porque los saharauis, lo habéis visto igual que yo, son capaces de ser FELICES en su mundo, y estoy seguro que poco ha cambiado en sus vidas tras nuestra visita, bueno si, tienen en la escuela una sala nueva con luz, material escolar, varias placas solares, medicinas para una temporada y unos sobres con dinero para varias familias que les ayudaran unos meses.

Pero creo que ninguna de esas cosas les hará cambiar su forma de ver la vida,

.. pero.. y las nuestras?

Los Saharauis nos han enseñado a valorar eso que llevamos tras el escudo, nos han enseñado humildad, sencillez y felicidad

Nos hemos tumbado junto a ellos mirando las estrellas, estando todos en países extranjeros. Nosotros hemos vuelto al nuestro, ellos siguen expatriados, pero las mismas estrellas nos unen y nos siguen guiando a todos.

No sé realmente quien ha ayudado a quien.

Yo creo que no los olvidaré nunca.

Y espero que vosotros los recordéis alguna vez.

 

Peio Romatet

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a SOLIDARIDAD, SAHARA, y nuestros JOVENES.

  1. Iñigo dijo:

    Bikain-bikainak argazkiak eta hunkigarria testua. Bejondeikela Peio!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *