OLAR

Siempre es un verdadero placer disfrutar de la fotografía con niños, quizás porque arrebatarles su gesto, ganarse su confianza, y conseguir que se sientan bien mientras miran a ese “ojo grande” que les apunta.

Implica ser un poco “como ellos”, un poco niño me refiero, implica quitarles el miedo, y que sean ellos mismos mientras que a su vez tienes que darles ordenes, y a veces eso no resulta fácil, viene bien alguien a tu lado que también se involucre,

Hay niños que el tener familiares cerca no les ayuda a soltarse, y otros en cambio necesitan tener el apoyo de alguien conocido, son un mundo !!

Con Olar he tenido la suerte de que me conocía, pero también es verdad que no la conocía tanto como para tenermela “ganada”, asi que..había que “trabajar” un poquito….jij

A veces miraba de reojo a su madre y hermana como diciendo.. “que mirais?”.. pero otras veces parecía como si estuviera buscando el apoyo necesario para sentirse comoda, .. quizas demasiado tímida ?

Mmm…

Cuando hice mis primeros reportajes de comuniones, era partidario de apartar el niño de sus familiares, los niños se amoldan enseguida a nuevas situaciones, y luego me ha tocado hacer algunos de gente conocida, en los cuales los padres me acompañaban en el reportaje, y la verdad es que ahora tendría dudas de optar por una de las dos situaciones (con padres o sin ellos..)

Conclusión, que nos tenemos que amoldar a tooo.. jijij..

Pero sigo teniendo claro, que disfruto con los pekes como uno mas !!..

LA PROXIMA VOY A IR VESTIDO DE MARINERITO !!!

 

Esta entrada fue publicada en Comuniones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *